¿PORQUE CATALUÑA SE SIENTE DAÑADA POR ESPAÑA?


La depresión económica que se iniciaría en 1866 en toda Europa, llevaría a un país tremendamente endeudado por las guerras carlistas y con Marruecos, por la perdida paulatina de las colonias en América, y por las inversiones estatales en una poco beneficiosa red de ferrocarriles; a la suspensión de pagos, y a la quiebra de numerosos bancos, subiendo los impuestos a una ya empobrecida población.

Pero aún así, en una época tan tardía como en 1893, Francesc Cambó escribiría: “En su conjunto, el catalanismo (…) tenía todo el carácter de una secta religiosa. Puede decirse que todos los catalanistas se conocían entre sí”. A lo que las palabras de Josep Pla añadirían: “Los catalanistas eran muy pocos. Cuatro gatos”.

¿Qué sucedió entonces a los catalanes para que hoy día se este promoviendo un referéndum de secesión?

El político y escritor catalán Prat de la Riba, allá por el 1894, nos lo explica de una forma muy explícita: 

“Había que saber que éramos catalanes y que no éramos más que catalanes... Esta obra no la hizo el amor... sino el odio.”

España perdería Cuba solo cuatro años después de que la frase de Prat de la Riba fuese publicada, el enclave comercial más fructífero que nunca antes había tenido la industria catalana. Esto fue la “gota que colmó el vaso”. Se perderían después Puerto Rico, Filipinas y las últimas colonias que ya solo eran un recuerdo del imperio del Antiguo Régimen.

Efectivamente, se había engendrado en la burguesía catalana un sentimiento de desprecio hacia lo castellano, y por ende, a lo español. Se encontraban ahora en una posición económica privilegiada, rodeados de fábricas que eran el ejemplo de la modernización en España. Tras haber despreciado por siglos su propia cultura, ahora se volcaban en la exaltación del catalanismo. Pero con una historia tergiversada y sesgada en los hechos.

Fue en este periodo cuando se comenzó a realizar la ofrenda de flores de la Diada, como hoy se hace, y en 1888 se construye la estatua a Casanova, que ahora sería testigo de los actos reivindicativos del nacionalismo catalán, conmemorando la caída de los catalanes en la guerra de Sucesión, que ahora se consideraban mártires de la defensa de las libertades catalanas. Fue también cuando se escribió la versión moderna de la canción Els Segadors, en 1899.

Escribe un nacionalista moderado, Joan B. Culla i Clarà, que “el suceso que destruyó las postreras esperanzas de la burguesía catalana en que España pudiera llegar a ser un Estado moderno, eficiente y desarrollado fue la humillante derrota militar frente a los Estados Unidos”. Nunca ha reflexionado el nacionalismo catalán sobre la relativa culpabilidad de Cataluña en perjuicio de esa modernización de la España del s. XIX. Foco de tres guerras carlistas, y una defensión acérrima de un proteccionismo económico que frenaría la competitividad de su industria, mientras convertían al mercado español en un mercado cautivo y explotado. La oligarquía catalana se opuso al gobierno central cuando este trató de ofrecer un gobierno autónomo a Cuba, lo que finalmente provocó la Guerra de independencia Cubana. Y por otro lado, ¿que podía hacer España contra unos EE.UU que en una veintena de años se colocarían como la mayor potencia del s. XX?

España se convirtió en el chivo expiatorio del catalanismo. Los liberales moderados desaparecerían del mapa político español, los progresistas se escindirían en demócratas, republicanos y socialistas. Tras el asesinato de Prim, último gobernante progresista en el gobierno, y durante la última guerra carlista, se proclama la Primera República Española. Esta tendría que hacer frente a la revolución cantonal, un conjunto de levantamientos anarquistas protagonizados por la pequeña burguesía que independizaban en cantones ciudades como Cartagena, Valencia, Murcia, Ávila, Salamanca, Toledo y Extremadura, que pretendían anexionar a “Lusitania”. En Cataluña se suceden diversos intentos separatistas.

La huelga general desencadenada en Barcelona en 1909 degenera en actos de vandalismo contra comercios e iglesias. Poco más tarde se produciría el levantamiento militar del catalanófobo Primo de Ribera, contradictoriamente con apoyo de la burguesía catalana, que buscaba la vuelta del orden en las calles, instaurando una dictadura en 1923 que conllevaría un periodo de relativa paz. Tras la caída de Primo de Ribera se declara en Madrid el 14 de abril de 1931 la 2ª República, seguido de Francesc Macià proclamando desde el balcón de la antigua Generalidad de Cataluña la República Catalana dentro de una federación de pueblos ibéricos. El escaso apoyó que recibió le hizo declarar la Generalidad de Cataluña, y en 1932 se aprobó un estatuto de autonomía.

Pero aquellos años fueron muy inestables y, como en el resto de las viejas naciones europeas, la agitación social que provocó una crisis mundial primero en el 1907, y la Gran Depresión del 29, hizo los gobiernos ingobernables. Una ciudadanía que desconocía cual de los diferentes movimientos económicos podrían mejorar su destino: fascismo, socialismo, anarquismo, comunismo o el voraz capitalismo que dominaba aquel periodo, se mataban los unos a los otros haciendo del pistolerismo algo habitual en la época.

En España, los diferentes actos violentos de fascistas y diferentes sectores de la izquierda culminaron con el asesinato del líder de la derecha radical, José Calvo Sotelo. Pocos días después, tuvo lugar el fallido golpe de estado, gracias a la resistencia de Barcelona y especialmente de Madrid, dando lugar a la Guerra Civil, en 1936,. En España se mataban igualmente maestros de escuela, alcaldes, curas, burgueses… en función del bando militar que entraba primero a pueblos y ciudades. La guerra no fue una guerra de unas regiones contra otras, sino de partes de la población obligatoriamente reclutadas por un bando contra otras que la suerte las reclutaron en el otro.

Madrid aguantaría hasta el final defendiendo la república. El fin de la guerra se sentenciaría allí, el 05 de marzo de 1939, con una última operación en la que las unidades militares republicanas, controladas por comunistas, se dejaron 2000 almas en el campo de batalla. El 28 de marzo, las tropas sublevadas entraban en Madrid, y en dos días los nacionales ocupaban sin resistencia todo el centro-sur que había permanecido en el bando republicano durante toda la guerra, desde Jaén, Almería y Murcia hasta Cuenca, Albacete, Ciudad Real, Valencia y Alicante, terminando efectivamente la guerra el 31 de Marzo con la entrada las tropas fascistas a Cartagena.

Económicamente, los años que sucedieron a la dictadura fueron complicados. La tercera industrialización que esta diseñó fracasó debido a la crisis mundial de 1973. Pero socialmente España produciría todo tipo de avances democráticos. El 15 de junio de 1977, se realizan las primeras elecciones libres después de cuarenta años, y las candidaturas que recogían el espíritu autonomista obtuvieron más del 75% de los votos y 37 diputados sobre 47 posibles. En 1978 se aprobaba la Constitución española, y en 1979 el nuevo Estatuto catalán, un estatuto mucho más generoso que el aprobado durante la 2ª República.

15 comentarios:

  1. Curioso como se cuenta la historia en España. Nosotros los catalanes..... y la historiografia seria en general, la llamamos " La crisis del Ferrocarril del 1866 ". Y tiene sus orígenes en el modelo de infraestructuras del estado. Donde concretamente, mientras en Catalunya se proyectaban lineas puramente comerciales y pagadas por inversionistas privados, en el estado español su red ferroviaria se proyectaba para satisfacer a una oligarquia cortesana, ociosa, parásita y malbaratadora ( mas o menos y curiosamente, como ahora con el AVE ). Fijémonos: en España las primeras lineas españolas conectaban el Palacio de Oriente con el Palacio de Aranjuez. Con estación construida dentro del mismo Palacio, no sea que algún ciudadano se quisiera aprovechar. Seguidamente la prolongaron hasta la Academia militar de Toledo, a 1,5 km. del centro de Toledo. Hacia el norte conectaba el mismo Palacio de Oriente con la Granja de San Ildefonso, en Segovia, pasando por la casita del Príncipe, San Lorenzo del Escorial y el Palacio de Riofrio. Esta misma linea tenia una bifurcación que unia los reales sitios de la Corona Española con el Palacio del Pardo. Incluso la Reina Isabel mandó construirse una estación de tren en las proximidades del pabellón Real de Caza de la Casa de Campo. Y todo esto a cuentas de los presupuestos generales del estado. Mientras que en Catalunya dependia totalmente de inversiones privadas y con fines puramente comerciales. Esto para que os fieis de la oligarquia española en materia de economia.

    Ya la nación quebrada y sin poder emitir mas deuda para financiar redes ferroviarias ni carreteras, llegó el fatídico punto que quebraron algunos bancos ( a que me recuerda esta situación ... ? ). Nadie nos queria fiar. Y logicamente la crisis económica se convirtió en una crisis política ( mas o menos como estamos ahora nosotros ). La salida de aquella crisis económica vino de los creditores internacionales: Francia y Prusia, entre otros. De todas formas, para conseguir los créditos, ellos obligaron a adoptar la peseta ( la moneda del sistema monetario catalán ) como única moneda de la Corona Española. La razón era bien simple: solo Catalunya generaba suficiente excedente económico como para asegurar el pago de la deuda y los intereses de la Deuda de la Corona Española y que su !! oligarquia ¡¡ habian generado en tan ruinosos negocios de estado. De esta forma fué como Catalunya perdió su soberania monetaria, por decreto. Catalunya habia invertido su capital en proyectar una red ferroviaria conectando los centros de producción y de consumo del pais; un instrumento al servicio de la revolución industrial, que finalmente acabó por pagar los delirios de la eterna !! oligarquia ¡¡ española. Y hoy esta historia comprobamos que, después de casi 150 años, vuelve a producirse. Nada ha cambiado.

    !! Hoy ¡¡, como en 1866, la !! oligarquia ¡¡ española sigue proyectando infraestructuras sin el menor sentido económico ni práctico. La linea ( AVE ) Madrid-Toledo-Cuenca-Albacete va a ser clausurada seis meses después de su inauguración. La linea de Burgos espera su conexión con Francia para ver si supera sus 9 pasajeros diarios de media. Mientras, Catalunya ha esperado mas de 30 años en ver su conexión con Francia;!!! la única linea previsiblemente viable ¡¡¡. Asimismo en materia de tránsito ferroviario de mercancias Madrid ya ha dicho su última palabra: las hará pasar por la capital, incluso a pesar de que los flujos de comercio internacional aconsejen priorizar el eje mediterraneo. De esta forma continuan proyectando infraestructuras y inversiones deficitarias e inviables mientras niega a Catalunya la priorización de sus inversiones ( región industrial con capacidad de pago ).

    http://albertpont.blogspot.fr/2012/09/normal-0-21-false-false-false-ca-x-none.html

    Y encima somos criticados con falsedades por querer preservar nuestra cultura.

    PD: Fíjese que ! remarco ¡ la palabra oligarquia. Para mi causante del gran problema español.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Joaquim Puig, de nuevo le agradezco mucho su comentario, que en esta ocasión ha pretendido estar documentado, pero como lamentablemente suele ocurrir al nacionalismo catalán, ustedes parecen incapaces de usar documentación con una mínima calidad académica o bien fuentes
      Corroboradas por los académicos. Ha realizado un corta y pega de un escrito del blog de Albert Pont, Vicepresidente del Círculo Catalán de Negocios, y que ostenta un buen número de títulos, y me resulta muy reconfortante poder demostrar la malintencionada tergiversación y falta de conocimiento histórico que demuestran algunos catalanes, no solo ostentando cargos de influencia como es el caso de Pons, sino académicos como Francesc Xavier Hernàndez Cardona, Catedrático de Historia de la Universidad de Barcelona, al que ya tuve el honor de replicar en su blog un buen número de errores e insensateces, que aparecían por él escritas y pueden observar en este enlace: http://destinorepublicano.wordpress.com/2012/12/06/de-felipe-v-a-felipe-vi-la-lucha-del-pueblo-catalan/

      Comenzando por lo más sencillo, la peseta ( la moneda del sistema monetario catalán ), le sugiero que lea viquipedia sobre la moneda catalana. La única justificación que he encontrado al ofuscamiento del Sr. Puig en su escrito es lo siguiente:

      PRIMERA ACUÑACIÓN NO OFICIAL DE LA PESETA: BARCELONA
      Sin ser todavía moneda oficial, la primera pieza con denominación de "Peseta" se acunó en la Barcelona ocupada por las tropas francesas de Napoleón I (1808 - 1814), siendo rey su hermano José Napoleón I.
      En esta primera acuñación de la peseta, figura en el Anverso el valor nominal y en el Reverso, el escudo de la capital catalana.

      Pero la peseta, que realmente aparece por vez primera, de forma no oficial, en la Cataluña conquistada por Napoleón sin validez alguna a nivel estatal, no existió tras el final de la guerra de la independencia hasta la PRIMERA ACUÑACIÓN OFICIAL DE LA PESETA:

      GOBIERNO PROVISIONAL (1868-1870)
      El Gobierno Provisional encabezado por el general Francisco Serrano (con el general Juan Prim como alma inspiradora del movimiento) retira las monedas con la efigie de la destronada Isabel II.
      Instauran una nueva unidad monetaria que sustituyera a los "reales" y "escudos" que circulaban por España.
      Por decreto de 19 de octubre de 1868 se crea la peseta con objeto de agilizar la economía e impulsar el comercio, siendo Laureano Figuerola Ministro de Hacienda.
      La primera PESETA DE CURSO LEGAL se acuño en 1869, en la que aparecía una matrona recostada en la península Ibérica, figurando el Título de "Gobierno Provisional" y el nombre de "Hispania" (La moneda se inspiraba en una moneda del emperador hispalense Adriano).
      No se vuelven a acuñar monedas de peseta hasta la Restauración.

      http://www.sccachi-coins.es/pes.html

      Como le adelanto en la lectura al respecto del artículo de viquipedia:

      El croat era una moneda barcelonina d'argent, encunyada des de l'època de Pere II fins a Felip V. El seu nom ve de la creu que portava al revers. Va ser abolit l'any 1718 amb els Decrets de Nova Planta. Els Decrets de Nova Planta (1714) suposaran la pèrdua de la capacitat legislativa i del control econòmic, fiscal, judicial, duaner i monetari propi i dependència dels aparells polítics castellans, tot imposant l’autoritat real, per damunt de la legal.[1]

      L'escut va ser la moneda vigent des de l'any de la reforma de Salaverría (1864). Fins llavors hi havia més de 90 monedes legals entre els habitants de l'Estat espanyol, com ara els diners, els doblers, els escuts, els maravedís, els rals de billó, les lliures mallorquines i, fins i tot, sestercis romans.
      Durant la Guerra Civil (1936-39), els ajuntaments catalans van fer circular fins a 3.384 bitllets diferents de la moneda en vigor aleshores a Espanya, la pesseta.[2]

      Moneda catalana. VIQUIPEDIA
      http://ca.wikipedia.org/wiki/Moneda_catalana

      Eliminar
    2. Con respecto a lo demás, comete el sesgo típico del nacionalismo catalán, a saber: culpar de los errores a lo español, y considerar los éxitos como algo meramente catalán. Le hubiera recomendado leer antes de escribir su comentario el apartado de este blog: ¿CASTIGARON LOS BORBONES ECONOMICAMENTE A CATALUÑA?, que ya rebate bien muchos de los aspectos que usted expone.

      La industrialización en España se llevó a cabo en un país desarticulado, donde el desarrollo se daba sobre todo en la periferia (Cataluña, Málaga, Sevilla, Valladolid, Béjar, Alcoy, etc.) por obra de grupos de empresarios sin capacidad para influir en la actuación de unos dirigentes que no sólo no los apoyaban, sino que los veían con desconfianza. La victoria de los liberales sobre los carlistas, conformados estos últimos especialmente por la población rural catalana y vasca, dio pie al desarrollo de la revolución burguesa bajo el reinado de Isabel II.

      Manuel González Portilla, de la Universidad del País Vasco, explica textualmente que "las políticas proteccionistas que potenciaron dicho eje (periferico), terminarían también en el tren secular frenando el dinamismo del mismo, mientras convertían al mercado español en un mercado cautivo y explotado". Y fue la oligarquía catalana la mayor defensora de esas políticas proteccionistas durante todo el XIX.

      La oligarquía terrateniente castellana fue de la mano de la oligarquía industrial catalana y vasca durante casi todo el siglo XIX. Durante el primer tercio de siglo hubo una conjunción de intereses entre ambos, terratenientes e industriales, y del mismo modo que se hizo en Europa, se aplicó una política prohibicionista a las exportaciones. Se beneficiaron ambos de aislar para sus productos a una creciente demanda interna proveniente de las colonias y del crecimiento demográfico en la península tras la guerra. Los terratenientes mantendrían su producción cerealista ajena a competidores manteniendo precios estables y los oligarcas industriales se aislaban de la competencia de potencias industriales más avanzadas y competitivas.

      Pero a mediados de siglo, proteccionismo y librecambismo implican la expresión de posturas antagónicas entre la oligarquía catalana interesada en proteger su mercado interno, y la oligarquía terrateniente, que mientras se beneficiaba de la posibilidad de exportar los excedentes agrícolas, no veía ningún inconveniente en abrirse al capital extranjero. Esto provocó que los liberales progresistas de espartero, aupados al poder por el levantamiento de ciudades burguesas como Madrid, Barcelona y Zaragoza, acabasen bombardeando Barcelona a manos del catalán Prim, cuando la ciudad se levantó, por primera vez unidos proletariado y burguesía catalana, contra el acuerdo librecambista del gobierno con Gran Bretaña, porque encontraban un riesgo importante para su industria tan acostumbrada a un protegido mercado interno nacional cerrado a toda competencia externa. Seis meses después, un pronunciamiento militar liderado ahora por los moderados, terminaría con solo tres años de gobierno progresista, dando paso a un gobierno moderado de diez años en manos del general Narváez.

      Una apertura moderada de los conservadores permitió la exportación de productos agrícolas mediterráneos que benefició a regiones exportadoras como Murcia, Valencia y la Andalucía marítima. El mercado de cereales de los terratenientes castellano-andaluces no era especialmente competitivo, y no se vio beneficiado por el leve aperturismo. Mientras tanto se protegió mucho la importación de manufacturas que reservo el mercado interno a la industria catalana.

      La total convergencia de intereses entre terratenientes e industriales, que se produjo en el último tercio del siglo XIX, provocó un incremento arancelario que convirtió a España en uno de los mercados más proteccionistas del mundo hasta la salida de la autarquía y el Plan de Estabilización de 1959 pilotado por los tecnócratas del Opus Dei de la época franquista.

      Eliminar
    3. Con respecto a la crisis ferroviaria de 186, cierto que la fiebre especuladora tenía poco que ver con la realidad del país. El balance de lo realizado hasta 1856 se reducía a la línea Barcelona–Mataró (1848) (con capital catalán e inglés obtenido gracias a las políticas aperturistas de los moderados), la de Madrid–Aranjuez (que al fin y al cabo era un negocio privado del Marqués de Salamanca), la de Gijón–Langreo (un negocio privado del Duque de Riánsares, marido de la Reina María Cristina) y la de Valencia–Játiva. Además, la difícil orografía española obligó a adoptar un ancho de vía distinto al europeo y se abandonó la adecuación de una red de caminos que facilitase el acceso a las estaciones, lo que, sumado a las elevadas tarifas del transporte ferroviario, condujo muy pronto a las pérdidas en el negocio.

      España tuvo un proceso industrializador importante y una notable modernización de infraestructuras en este periodo tendiendo muchas líneas de ferrocarril, siendo la primera en la península la que conectaba Mataró con Barcelona. Sin embargo, la creación de la red ferroviaria sirvió a muchos personajes de la clase dominante para enriquecerse, como la madre de la propia Reina, María Cristina, o el Marqués de Salamanca, un banquero malagueño que no sólo obtuvo con la aquiescencia de la Corona y el Parlamento toda una serie de concesiones (129 millones de subvención en 1853–1854), sino que, al mismo tiempo, vendió al gobierno la línea Madrid–Aranjuez por más de 60 millones y la volvió a recibir de éste en arrendamiento, sin licitación previa, por un millón y medio al año, que nunca llegó a pagar.

      La nación quebró entre muchas cosas, por la corrupción e inoperancia de los gobiernos isabelinos, por las crisis que afectaron a todo el mundo debido a esos mercados proteccionistas en la mayoría de potencias europeas (en el caso de España especialmente defendido por la oligarquía catalana) y en América, que provocaron las famosas crisis de finales de siglo, después del 1907 y mas tarde la Gran Depresión, y en el caso de España, por la pérdida paulatina de colonias durante todo el XIX, reduciendo nuestro mercado interno, y especialmente por las caras guerras de Marruecos y las guerras carlistas en las que los catalanes tuvieron tanto que ver, que arruinaron el país.

      Ni España ni Europa salieron de la crisis hasta que no aplicaron políticas aperturistas tras la segunda guerra mundial, pasando por guerras mundiales, civiles, y una crisis que duró desde finales del XIX hasta mediados del XX en todas las naciones, solo enmendada temporalmente cuando se comenzaron a aplicar inyecciones públicas de liquidez a los mercados como la New Deal americana, que como hoy día se sabe, no fueron exitosas metiendo al mundo en la Gran Depresión de los años 30.


      http://es.wikipedia.org/wiki/Isabel_II_de_Espa%C3%B1a
      PRIMERA INDUSTRIALIZACIÓN, DESEQUILIBRIOS TERRITORIALES Y ESTADO Manuel González Portilla Universidad del País Vasco
      http://economia.elpais.com/economia/2012/01/31/actualidad/1328009026_330191.html

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Saludos compañeros, soy un estudiante de bachillerato con unos conocimientos políticos mucho más limitados de lo que quisiera. No obstante, me gustaría brindar a todo aquel que le plazca, el placer de participar en la creación de un mundo libre, donde el perdón y la tolerancia imperen sobre nuevos o viejos odios provocados por el miedo. El camino más armonioso que existe es el del amor, y las banderas no son fruto de él, como tampoco lo son las guerras y las discusiones. El miedo se alimenta del miedo, y con miedo no conseguiremos solucionar nuestros problemas. Si queremos resultados diferentes, que estoy convencido de que así es, ¿porque hacemos siempre lo mismo?. En mi opinión, ya ha habido suficiente sufrimiento, y lo mejor que le puede pasar al mundo es que nos demos cuenta de que todos somos hermanos, y que nos respetemos los unos a los otros, y nos olvidemos del ayer. Aquí y ahora, podemos empezar a crear un mundo mejor. Juntos, llegaremos mucho más lejos! Basta ya de rivalidad, de reproches, de banderas, de odios y miedos...Ese es el camino para que la historia se repita, y buscamos justicia e igualdad!

    ResponderEliminar
  5. Lo unico diferente de estos dias, es la demagogia, con la que se trata de manipular el asunto del independentismo catalan. Cataluña independiente de España, trae mas problemas que soluciones. Se sabe, que la Union Europea, va a decirle a una Cataluña independiente, lo siguiente: ¨Nos alegramos de que seais un nuevo estado, independiente, pero debeis ir a tomar puesto en la fila, de estados europeos, que desean entrar en la Union, pero que aun no conforman los requisitos minimos, para pertenecer a la misma¨
    Despues de eso, tendremos que decirle adios, a todos los respaldos, que Europa, daba a España y por ende a Cataluña. Adios al ejercito español, la guardia civil, las leyes de retiro, la seguridad social, la policia, en fin, seremos una cataluña, entre otras cosas, punto necesario, para el transito, del trafico de drogas, que a travez de Barcelona, siempre ha ocurrido. En pocos años, despues de la ïndependencia¨, veremos transnacionales irse de Cataluña y mucha mano de obra irse, asi como tambien, mucha industria española, bancos españoles, por mencionar algo. Sin embargo, sentarse con España, a tratar los asuntos que a los catalanes, nos conciernen, seria mucho mejor, pues sentariamos, las bases de un respeto mutuo, asi como tambien una continuidad dentro del Estado Español y la Union Europea. Cataluña, seria peor que Grecia, si se separa de España, pero los dirigentes, que tratan de inculcar ese espiritu dentro de la masa catalana, saben que tendran el tiempo minimo suficiente, para millonarizarse y despues desaparecer, con sus millones robados. Una vez, fuera de España, no volveremos a ser españoles. Necesitremos, nuevos documentos de identificacion, nuevos pasaportes, nueva nacionalidad y ademas, el reconocimiento de los demas paises, para establecer relaciones con nosotros. De todos ellos, los mas importantes son USA, Alemania, Francia , el Reino Unido, Rusia y China. Tendremos que comprarle el petroleo y el gas natural a Rusia y USA y se pondria mas caro aun de lo que esta. La produccion de frutos menores y hortalizas, se la tendriamos que comprar al resto de España y todo eso, sin pensar, que España, permita a la comparsa de independentistas lidereados por el señor Mas, de que se separen asi no mas y no nos metan al ejercito aca, intervengan Cataluña y metan a esos independentistas, presos, por estar enarbolando politicas no constitucionales y estar atizando un espiritu de rabietas politiqueras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y todo esto me lo saco del a punta del rabo no? En plan, yo me lo guiso yo me lo como. Sin datos, sin estadísticas, sin decir porqué ciertos países no entran en la Unión Europea, etc. Madre de diós...

      Eliminar
  6. El artículo está muy bien pero se echa en falta cómo el franquismo benefició a Cataluña y a sus oligarcas empresariales y el declive del primer polo industrial de España en el siglo XIX y lo que tuvieron de implicación los catalanes en ello. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le agradezco su comentario. Puede encontrar información al respecto de lo que me consulta en estos artículos del blog:

      ¿LOS ANDALUCES HAN SIDO UNOS VAGOS?

      ¿LA DICTADURA FRANQUISTA DESTRUYÓ CATALUÑA?

      Eliminar
  7. Perdon por la intrusión, pero alucino con algunos comentarios. ¿Que la línea Madrid-Toledo-Cuenca-Albacete ha sido clausurada???? Vamos a ver si nos centramos un poquito en la geografía....para empezar no existe ninguna línea de esas características. Hay una línea Toledo-Madrid, y otra muy distinta Madrid-Cuenca-Albacete-Valencia-Alicante..y muy pronto Castellón y Murcia. Es la línea que vertebra todo el Sureste, con muchos millones de habitantes, que nos une con el Norte y noroeste, y con muchos trenes al día. Una de las más usadas. Lo que los nacionalistas han repetido como loros en base a una noticia de hace 3 años y que han convertido en una falacia para apoyar sus tesis de agravio comparativo es que 2 trenes al día (ojo!! dos trenes, no una linea!) que hacían el recorrido Albacete-Cuenca-Madrid, y continuaban hasta Toledo, fueron suprimidos. Pero la supresión fue que continuaran a Toledo!! Esos AVES continúan circulado, y uniendo a ls 5 millones de valencianos, 1,5 de Murcianos, y los casi 700.000 habitantes de Albacete y Cuenca con el centro y el norte. Igual que el AVE Madrid-Barcelona ha de pasar por Zaragoza sí o sí, los manchegos no tenemos la culpa de estar en medio y aprovechar esa coyuntura. Parece que para cualquier cosa nos tenéis que perdonar la vida....... Un saludo de un albaceteño, asiduo usuario del AVE.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta que te pases por el forro la Batalla del Ebro, que todo historiador mínimamente objetivo y preparado sabe que fue la decisiva, ya que la propia república acumuló todos sus esfuerzos en la idea de: Si ganamos en el Ebro podremos aguantar, si perdemos todo se acabó, mas o menos.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar